La Presencia de Dios en la Oración