Caminar humildemente con Dios.

 

Lectura bíblica: Isaías 57:15; 1 Pedro 5:5-6

 

Reflexión: Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.El profeta Isaías, dice que Dios habita en las alturas y la santidad, y con los humildes y quebrantados de corazón. La humildad es una cualidad muy apreciada por Dios, y seguramente la oración del humilde. El concepto general, es tener un juicio equilibrado de mi vida, reconocer mis capacidades pero también reconocer mis debilidades. Y con respecto a la oración, será reconocer mis necesidades, y también reconocer las abundantes provisiones de Dios. Bajo esta comprensión, puedo orar con seguridad, sabiendo que los recursos de Dios son más que suficientes para las más grandes necesidades de mi vida y la de otras personas.

 

Actividad: Acercarnos a Dios reconociendo que él es nuestro creador. Acercarnos a Dios con la seguridad que podemos llegar a su misma presencia.Creer que sus recursos son abundantes para mi peor crisis..